martes, 30 de octubre de 2007

Monólogo: Limpieza general.

Este fin de semana lo tenía todo preparado.

El sábado iba a dormir hasta el domingo y el domingo a descansar de la paliza del sábado. Sé que puede parecer exagerado, pero tranquilos que eso lo arregló mi chica a las 8:30 cuando me despierta con voces de “!!Arriba que no nos va a dar tiempo a nada !!”.

Entre las legañas veo a un Terminator arremangado con un pañuelo en la cabeza que grita...”!!Hay que hacer limpieza general!!”. Lo primero que me viene a la cabeza es:”.. tío que coño cenaste anoche para tener esta pesadilla..”, me giro y me tapo con la almohada, pero no sirve para nada ya que ella tira de las sábanas hasta que me caigo de la cama.

Pero vamos a ver, he vivido 4 años junto a 3 impresentables en un piso alquilado...nuestra limpieza general era recoger las cajas de pizzas cuando ya no veíamos la tele por el montón acumulado, ¿en serio quieres que haga más?

Pues parece que va en serio porque antes de que pueda abrir la boca me ha puesto la camiseta de “recuerdo de Gandía “que tanto me gusta en la mano mientras me dice que tome el “trapo” y limpie el salón que ella va a pasar la escoba por debajo de la cama.

No me da tiempo a reaccionar, el grito es desgarrador y sólo cuando veo su cara encendida caigo en ello.....Claudia, la pelusa, ha sido descubierta.

... “Cariño la tengo desde antes de que viviéramos juntos, ella no se mete conmigo y yo no me meto con ella, la he visto crecer y a veces hasta le doy cosillas para comer:.... lo de dentro del ombligo y lo que se queda entre los dedos cuando tienes calcetines de felpa...”

Ninguna razón es suficiente, la aspiradora a plena potencia acaba con Claudia.

Mientras, me enjugo las lágrimas con mi camiseta favorita empapada de amoniaco para limpiar el polvo, creo que esto es una declaración de guerra en toda regla.

Me dedico a limpiar la cerámica del salón dejando que se caigan los platos justos para que no podamos usar la vajilla que menos me gusta.

En vista del destrozo, me manda dejar impoluto el cuarto de baño, que sabe que me jode porque me recuerda a la mili.

Allí, en la mili, por lo menos podíamos tirar la lejía al suelo y después el cubo de agua hasta que se comiera el color de las baldosas, pero aquí tengo que usar el jabón especial para cerámicas delicadas al olor de pino salvaje. Por cierto...¿habrán olido un pino en su vida los fabricantes del jabón?.

Ahora, lo que me da miedo de verdad es el Cillit Bang ese...vamos a ver, se come la mierda de las monedas que nos dan en el carrefour, ¿y yo tengo que darle con un estropajo y las manos desnudas? ( los guantes los deshace ), así no me extraña que no me crezcan las uñas..pero si hasta me lloran los ojos y yo no lloré ni el día que se murió mi primer pollito.

El momento de la verdad es la revisión. Los nervios a flor de piel y más tieso que en la jura de bandera. Ella entra, mira a un lado, mira a otro, pasa el dedo por la taza lo mira condescendiente, y cuando parece que va a salir todo bien...huele el albornoz.

”¿Pero serás guarro?, este albornoz huele a bayeta sucia” ( joder y eso que escondí la bayeta )...”vamos a ver cariño si cuando me seco ya estoy limpio, ¿cómo se va a ensuciar el albornoz?...”

Parece que no la convenzo así que me toca también hacer la colada, que se debe de llamar así porque te la cuelan como sea para que la hagas tú.

Lo de la lavadora es como si entráramos en un mundo nuevo, pura ciencia ficción...ropa de color y blanca, delicada, planchado fácil, algodón, lino, seda, exclusión de centrifugado, 1200, 1000, 800..revoluciones por minuto ( tiene más que mi coche )..y después saber en qué puto cajón se pone el suavizante...el caso es que dá igual..hagas lo que hagas la ropa saldrá o demasiado húmeda, o excesivamente arrugada, desteñida, sucia aún, te pasaste en la lejía...o cristo sabe. Coño que es más fácil programar el video y yo no te obligo.

14 horas después en la casa brillan hasta las fotos que revelamos en mate. Me siento en el sofá destrozado y un alarido me hiela el corazón...”los pieeeeeeeeeessssss que acabo de fregar esa parte”..así que me levanto y me voy al bar...

...y esa es la razón de que todo el mundo tire las cáscaras de las pipas al suelo....la frustración.

4 comentarios:

ChT dijo...

Sencillamente genial con un fantástico final. Juasjuasjuas. Pero suena totalmente a una experiencia vivida. Lo es?

Charly dijo...

Gracias ChT, la verdad es que es la historia cuasi fidedigna de un finde de limpieza general de un buen amigo...por cierto...¿qué hiciste hace un par de fines de semana?..ejem..

Muchas gracias por pasarte y comentar.

Chicho dijo...

Genial, casi hasta me identifico... pero por la parte femenina.

Charly dijo...

Muchas gracias Chicho, el próximo monólogo lo intentaré reflejar desde el punto de vista femenino.