viernes, 30 de mayo de 2008

Cómo vomitar tu salud

Espera no cierres aún. Quizás has llegado a esta página por suerte, posiblemente buscabas palabras como : pro ana ,pro mia, princesitas de porcelana , de cristal o perfectas, quizás buscando tips o trucos para adelgazar.

¿Porqué no le das una oportunidad a tu vida y sigues leyendo todo el artículo?.

Yo no te veo, no te puedo juzgar. Para mí no eres un físico sino un alma, una energía que me lee e intenta comprender lo que escribo en estos momentos, para mí eres tan valiosa como cualquier otra persona de las que se han cruzado en mi virtual camino, y sin embargo, no soporto la idea de no intentar ayudarte como pueda a ser más feliz, sobre todo a seguir viviendo

¿No crees que tú, que te conoces, que has estado ahí en tus mejores momentos, cuando te reías, cuando amabas, cuando te has sentido tan especial como yo te siento, deberías de por lo menos intentar salir ( o no caer) de este mundo?

Mira el video y se sincera...¿te ha pasado?, ¿te gustaría que te pasara?.

Espero que la respuesta sea negativa y que pinches en todos los enlaces que te dejo abajo, mucha gente te encuentra realmente especial y quieren ayudarte en todo lo que puedan.

Ánimo, no estás sola.

Fuentes:

  • Web institucional contra la anorexia y la bulimia
  • Asociación de Lucha contra Bulimia y Anorexia
  • Asociación Contra la Anorexia y Bulimia
  • Tú eres más que una imagen: Linea de ayuda contra la anorexia
  • Asociación Valenciana Contra Los Trastornos Alimentarios
  • Asociación en Defensa de la Atención a la Anorexía Nerviosa y Bulimia
  • Si eres blogger también puedes ayudar, entra en el enlace:

    Posicionamiento contra la anorexia

    14 comentarios:

    Anónimo dijo...

    mia... no te imaginas la pesadilla en la que estoy sumergida... lo mal que me siento tengo sueno todo el dia... vomito sangre... ando deprimida... todo me sabe a culpa... soy un cuerpo sin vida... no puedo apreciar mi propia belleza la que otros ven y admiran... xq tengo una venda.. y una vocesita diciendome.. que no valgo nada... que aun hay mucho que bajar.. que no cante victoria.. que no meresco nada... que soy un desperdicio... que vomite vomite comida, sentimientos... que use esto como un metodo para expresar mi dolor solo haciendolo mas grande... odio esto... me odio x esto... solo quiero ser normal a gritos!

    Charly dijo...

    Hola amigo/a:

    Ojalá pudiera ayudarte yo directamente a solucionar ese sufrimiento que sientes, pero yo no soy nadie facultado para hacerlo, tienes que buscar ayuda en las personas que están especializadas para ello.

    Sé que es muy dificil, pero piensa que tienes una cosa a tú favor...has dado el primer paso y estás pidiendo ayuda. No lo dejes, te lo ruego, estoy seguro de que puedes terminar con el infierno en el que te encuentras y volver a ser féliz.

    Por que no empiezas por pinchar en los enlaces que hay un poco más arriba...ahí te pueden ayudar. No estás solo/a.

    Mucho ánimo y fuerza y recuerda que la belleza está en los ojos del que mira.

    Un abrazo.

    encapsuladas dijo...

    Buenos días, buenas tardes, buenas noches depende cuando leas esto.
    Entre a tu blog, creo que por un texto que leí en algún otro blog de estos en el que están haciendo esta campaña. Muchas veces desearía poder estar de su lado, el de la gente sana, pero lamentablemente esta enfermedad es más fuerte.
    Llevo 8 años en esto, y más de tres internaciones en distintos lugares, llegue a extremos casi impensables para alguien que desconoce del tema, tuve grandes depresiones al verme enterrada en esto, pero hoy te puedo decir que no estoy tan mal, aprendí a convivir con mi enfermedad, establecí pesos de los que no me permito bajar para mantenerme “sana”, en un peso que me permita llevar una vida normal (estudio + trabajo + etc), trato de comer lo mejor posible, por desgracia mi cuerpo no esta como debería, por lo que aunque quisiera tampoco puedo comer carne, o “clavarme”(como me diría una amigo mió) una milanesa con papas fritas, porque mi estomago no soporta eso pero a lo largo estos últimos dos años de enfermedad logre “mejorar” bastante.
    No te voy a decir que me gusta/disfruto de la comida, que me amo físicamente y que mi autoestima esta por los cielos porque no es así, pero trato de no pensar mucho en eso. Quizás en otro momento recuerde esto como un mal sueño.
    No se porque razón te escribo todo esto, (creo que no tienen NADA de sentido) pero cuando te leí me diste una gran calma y me sentí “respetada” creo, no se, en fin

    Cuidate, suerte
    Luisina

    Charly dijo...

    Hola Luisiana.

    No sé si seré capaz de llegar a transmitirte el escalofrío de agradecimiento que he sentido al leer tu comentario, y sí has leido bien, de agradecimiento.
    Gracias por tu sinceridad y por tu testimonio, dices que no vale para nada y no puedo estar menos de acuerdo contigo.
    Estás enseñandonos a todos y sobre todo a la gente que quiere salir de esta enfermedad que todo es posible ( nunca fácil, pero sí posible ).
    Me dices que "..desearía poder estar de su lado, el de la gente sana,..." y yo te digo que ya lo estás, puedes tener los problemas acarreados de tu enfermedad, pero la parte más importante la has superado, ya sabes que es una enfermedad, sabes que es mala para tí y estás haciendo todo lo posible por vencerla o controlarla, eso te hace más sana que muchos de los que piensan que lo son.
    También comentas que no te amas físicamente y tu autoestima no es maravillosa, ¿qué quieres que te diga?...eso nos pasa a casi todos, pero conseguimos hacer que la vida merezca la pena por otras muchas pequeñas cosas, por una sonrisa, por un día con los amigos o con la gente que quieres, por un abrazo, o por un comentario como el tuyo en un blog...gracias por darme una pequeña razón más para desear vivir.

    Mucha suerte en tu lucha personal y por favor no te rindas nunca.

    Te regalo mi frase preferida por si te ayuda.
    " No pases la vida acumulando triunfos, sino superando derrotas"

    Un fuerte y agradecido abrazo.

    Carlos David Vicent

    encapsuladas dijo...

    Gracias por tu respuesta charly, perdón por el escalofrió :) realmente en estos años me cruce con mucha gente que luchaba por “salvarme” de mi misma, pero que no entendían que con el hacerme comer no se “sanaba” mas que mi cuerpo (a medias, claro) y mi cabeza permanecía igual o peor que antes, terminaban renunciando a mi, porque era una “enferma sin remedio”, y en algún momento lo llegue a creer. Claro que esta gente no eran profesionales, eran gente normal, las cuales no entendían que además de una enferma yo era, y soy, una persona como ellos y como tal me debían un mínimo respeto, por suerte existen personas, bastantes, como vos (algunos dicen que yo también) que tienen el don de con la escritura trasmitir grandes sentimientos, y por eso te contesto :)

    Gracias por la frase.
    Cuídate, lu

    PD: pasa por mi blog y fíjate que te parece

    Charly dijo...

    Hola de nuevo lu.
    Nada que perdonar, ójala tuviera muchos escalofríos como ese de gente que lucha como tú, sería maravilloso.

    Es cierto lo que dices de la gente que intenta ayudar y no hace más que empeorar la situación ya que no son profesionales, también hay que saber quien te valora, en relación a esto te voy a copiar un texto de Bucay que me encanta, no es muy largo espero que te guste.

    " El verdadero valor del anillo. —Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?

    El maestro, sin mirarlo, le dijo:

    —Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizás después... –y haciendo una pausa agregó— Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar.

    —E... encantado, maestro –titubeó el joven pero sintió que otra vez era desvalorizado y sus necesidades postergadas.

    —Bien –asintió el maestro. Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño de la mano izquierda y dándoselo al muchacho, agregó –toma el caballo que está allí afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Vete antes y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas..El joven tomó el anillo y partió.

    Apenas llegó, empezó a ofrecer al anillo a los mercaderes.

    Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo.

    Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo. En afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro, y rechazó la oferta.

    Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado –más de cien personas— y abatido por su fracaso, montó su caballo y regresó.

    Cuánto hubiera deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro. Podría entonces habérsela entregado al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda.

    Entró en la habitación.

    —Maestro –dijo— lo siento, no es posible conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.

    —Qué importante lo que dijiste, joven amigo –contestó sonriente el maestro—. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él, para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuánto te da por él. Pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.

    El joven volvió a cabalgar.

    El joyero examinó el anillo a la luz del candil, lo miró con su lupa, lo pesó y luego le dijo:

    —Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.

    ¡¿58 monedas?! –exclamó el joven.

    —Sí –replicó el joyero— Yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé... Si la venta es urgente....El joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido.

    —Siéntate –dijo el maestro después de escucharlo—. Tú eres como este anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?

    Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño de su mano izquierda..."

    Me he pasado por tu blog, pero quiero leerlo más tranquilamente, me parece que es muy íntimo para decirte que está muy bien sin dedicarle el tiempo que se merece.

    No sabes cuanto me alegra que sigas luchando.

    Un abrazo.

    Sandy dijo...

    HOLA!! Sólo quiero compartir con ustedes algo: yo no soy una princesa de porcelana (algunas veces estuve a punto de serlo), ni siquiera soy una princesa ni busco serlo, quiero ser UNA MUJER en todo el sentido de la palabra, no quiero ser alguien tomada en cuenta por mi cuerpo, claro que es una parte importante pero sigue siendo sólo UNA PARTE, quiero que mis ideas trasciendan, que lo que haga por otros sea lo que hable de mí... mis problemas son otros, sí tienen que ver con mi autoestima pero estoy trabajando mucho en ello. Quiero compartir un texto de Jorge Bucay que creo que es el que me identifica y probablemente a ustedes también:
    Quiero que me oigas sin juzgarme
    Quiero que opines sin aconsejarme
    Quiero que confíes en mí sin exigirme
    Quiero que me ayudes sin intentar decidir por mí
    Quiero que me cuides sin anularme
    Quiero que me mires sin proyectar tus cosas en mí
    Quiero que me abraces sin asfixiarme
    Quiero que me animes sin empujarme
    Quiero que me sostengas sin hacerte cargo de mí
    Quiero que me protejas sin mentiras
    Quiero que te acerques sin invadirme
    Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgusten
    Quiero que las aceptes y no pretendas cambiarlas
    Quiero que sepas… que hoy puedes contar conmigo…
    Sin condiciones.

    Charly dijo...

    Muchas gracias Sandy.

    Lo que dices es lo más lógico, pero sabes que es dificil sentirse así, espero que sigas luchando tal y como lo haces.

    Gracias por el texto, lo conocía, pero es muy bonito.

    Un abrazo.

    Anónimo dijo...

    me parece muy bien que intentes ayudar a todas las personas que padecemos esa enfermedad pero no puedes en tu blog as puesto que seguramente esperabamos que fueran tis para adelgazar y es verdad pero tambien es verdad que daria lo que fuera por no haberme metido en este mundo pero lla es tarde para salir y no puedo hacer nada para evitarlo se que cada kilo que pierdo estoy mas cerca de la muerte pero esa fue mi decision y lla no hay buelta atras

    Charly dijo...

    Hola Anónimo.

    Es cierto que he puesto tips para adelgazar, porque es así como muchas páginas captan adeptos que, como bien debes saber, terminan teniendo graves problemas. Por eso intentamos ayudar a quien busca esas páginas a encontrar otra forma de ver las cosas.

    Así, por ejemplo, hoy llegas tú a este blog, y dices que estás en un infierno, y que te gustaría salir de él pero no hay vuelta atrás...

    Lo siento amigo/a, pero me parece que tu forma de actuar te está llevando la contraria, sabes que estás sufriendo, sabes que te gustaría cambiarlo, y no necesitas más para darle la vuelta a todo el asunto.

    Sé que no es fácil, de verdad que lo sé, y no infravaloro la dureza de salir de ese mundo, pero te aseguro que tú ya has dado el primer paso...decirlo en alto y libremente,"..esto es un infierno y ójala pudiera dar marcha atras.." el segundo es buscar ayuda, y no en páginas que te enseñen como seguir haciéndote daño, sino con profesionales que te ayudarán a estar feliz con tu vida y contigo misma...

    No estás sólo/a, sólo tienes que mirar con los ojos abiertos.

    Ánimo y muchísima suerte.

    Anónimo dijo...

    si se puede salir de esto , tengo 1 año con anorexia nerviosa se qe es horrible qe cada bocado en tu cuerpo es como veneno, qe la comida hace q nos sentamos sucios, yo no estoy curada aun pero sigo un tratamiento y aunque aun no estoy del todo bien tengo la certeza de qe se puede ,caando se quiere todoss los q pasamos por estos somos como familia tenemos esto en comun hemos sufrido y llorfado por ello
    aunque al principio pensamos qe era la gloria luego comprendimos q era el infierno y aunqe sea dificil de superar si todos nos apoyamos mutuamente ,claro qe podemos curarnos

    Anónimo dijo...

    hoy quiero hacer lo qe correcto, dios nos da cargas que sabe qe podremos soportar , si se puede, claro q es posible, debemos aprender
    a batallar a luchar todos los dias contra ana y mia porque esta en riesgo nuestra vida..

    Charly dijo...

    Hola Anónimo.

    Antes de nada perdón por no haberte respondido antes, pero tengo muy abandonado el blog por trabajo y vida personal.

    Sinceramente me alegro de que lo hayas superado o lo estés haciendo y lo único que puedo decirte es que si piensas realmente lo que estás escribiendo, creo que tienes el 90% de lo que hace falta para salir de esto.
    Mucho ánimo y mucha suerte.

    Nada dijo...

    chicas y chicos sigan la campaña que ha iniciado Cyzone en contra de la anorexia y bulimia CONTAGIA AMOR http://quierete.cyzone.com/quierete/el-concurso